12 de agosto de 2012

Interrogantes

Esas tardes de agosto en las que el calor te encierra en casa y todo el mundo anda pendiente de las olimpiadas que a ti no te importan más de lo que lo hace cualquier otro evento deportivo... Esas tardes en las que te preguntas qué será de ti cuando llegue septiembre, noviembre, diciembre... Te decides a dejar de pensar, a poner fin al bucle de reflexiones sin respuesta en el que empiezas a perderte. Entonces, buscas una película, simple y divertida, que te entretenga y borre por unas horas las nieblas del horizonte que nos ha tocado. Eliges una cinta infantil sobre una rata que cocina y de repente te das cuenta de que no podrás escapar. Sin duda, no habrá paz para los parados...

                    - ¿Dónde vas?
                    - Con suerte, hacia adelante.
                                                                                            (Ratatouille)



7 comentarios:

La gata Roma dijo...

Pufff a mí esa peli no me gustó… lo siento, a veces soy muy realista y la idea de una asquerosa rata en la cocina me da un asco que anula todo lo demás…

Tú vales mucho, muchísimo… la cosa está muy mala, malísima, pero me niego a pensar que lo primero no pese más que lo segundo.

Kisses

Romani dijo...

Jajaja!! A mí las ratas me repugnan por encima de cualquier otro ser (no humano), pero la verdad es que en dibujos nunca me había parado a pensar en la asquerosidad de una rata cocinera. ¡La próxima vez que vea la peli me acordaré de ti!

Muchas gracias por tu apoyo. Nos han tocado malos tiempos, pero no hay más remedio que seguir reinventándonos y buscar nuestro hueco.

Un besazo gatuno! ;)

La gata Roma dijo...

Yo siempre había tolerado a graciosas ratas de dibujos, Mickey y su novia, Jerry de Tom and Jerry, Pon que acompañaba a Dartacán o Tico que iba en La vuelta al mundo en 80 días, todas ratillas graciosas que no recuerdan lo asquerosas que son en la vida real, pero la rata cocinera me parecía demasiado cercana y cuando ya llena el restaurante de ratas… ¡Aaaaarg! casi me da un algo…
Sobre tu futuro, lo mismo deberíamos robar un banco y luego montar algo mono tipo un café biblioteca, siempre he querido tener un negocio así…

Soñar es gratis


Kisses

Romani dijo...

Hey!! El café-librería es mi sueño desde niña. Tengo hasta los planos (diseñados con unos 8 años sobre cuartillas de cuadritos)guardados en mi caja de tesoros infantiles! :)
Soñar es un salvavidas muy eficaz...

La gata Roma dijo...

¡Si! Esas cuadrículas son las mejores porque calculas bien la escala, cada cuadrito hace por un metro cuadrado y todo perfecto…
Y lo mejor, en nuestro café no habrá ni una puñetera rata atendiendo a la gente… “Espacio libre de roedores” rezará un cartel…

Kisses

Naranjito dijo...

Estáis tardando en abrir el café-librería y no preocuparos por las ratas, el gato lo pone un servidor. Mientras tanto Romani, sigue contandonos tus cosas.
Un saludo.

Antonio Aranda Colubi dijo...

Iba a comentar lo de no hay paz para los parados que me parece una adaptación genial pero he leído café librería y se me fueron los sueños hacia una época estudiantil que viajé por Barcelona y quise enamorarme de alguna nativa para quedarme a vivir en su librería-café...

Saludos
Antonio