10 de abril de 2012

Tú y yo


Tú venías cansada, yo estaba hambrienta. Hambrienta de ti. Una eterna semana efímera se nos escapaba huidiza sin remedio. Las ilusiones de todo un año se derramaban por las alcantarillas de la ciudad a la que la inoportuna lluvia había cegado en el peor de los momentos. Cirios sin prender, fajas sin briega, caminos por andar, almas heridas de ausencia reiterada… Queríamos despertar del sueño mudado en pesadilla y nuestros ojos se habían clavado en el cielo con insistencia hasta que, al fin, la luna del Parasceve nos confirmó la ansiada tregua de madrugada. 

Había amanecido ya, la luz había vencido aquella mañana de viernes. Yo te esperaba en la misma esquina que otras veces. Te aguardaba como el amante espera su beso tras una larga ausencia, como el niño sueña con su regalo de Reyes. Esperaba ver tu cara y alimentarme de tu nombre, que mis pulsos temblaran al compás de tus mariquillas y tu mirada me diera la razón de vida para seguir esperando.

Estaba sola porque Tú así lo habías querido, y quien tenía que agarrar mi mano cuando la emoción se desbordara permanecía en casa, lejos de tu imagen, cumpliendo su promesa. Te esperaba a ti y pensaba en él, en el tormento autoimpuesto de tu ausencia. Pensaba en ti y lo sentía a él, en la prisión lejana de un  cuarto blindado a tu belleza; cuando de repente llegaste, antes que de costumbre –sabedora de mi avidez, no querías que desfalleciera-, para entregarme a manos llenas lo que tanto había ambicionado: tu presencia.

Caminé a tu lado como había soñado en mi mente, casi sólo Tú y yo, más solas que nunca, sin bulla que nos distanciara. Llovía azahar en Sevilla. Anduvimos de camino al mercado, como dos vecinas amigas. Tú venías cansada, yo estaba hambrienta. Pregúntale a la calle Feria si he vuelto a ser capaz de transitarla sin que la boca me sepa a tu nombre. Viniste a aliviar el vacío de los días no vividos, a iluminar la incertidumbre de las tinieblas pasadas, presentes y futuras. 

Insaciable cuento los días para verte de nuevo. Sé que tu cansancio de regreso volverá a  nutrir mis emociones y que entonces –porque Tú lo quieras- mi mano apresará a esa otra mano, liberada ya de su pena. 

1 comentario:

Enrique Henares dijo...

Por hacerme desde que te conocí sentirme parte, aun sin habitarlo, de ese universo sevillano que es tu calle Feria.

Por enseñarme a querer aún más a Ella y a su Hijo, el Señor de la Sentencia.

Por esa llamada en la mañana del Viernes Santo que me hizo imaginar en duermevela lo que tantas veces vi; que me permitió escuchar los tambores de Salteras, la marcha que la acompañaba, los piropos que se escapan a su paso...

Por este texto lleno de amor y de Esperanza.

Por todo eso y mucho más: Gracias de corazón.

Un beso enorme.